Geofísicos visitan siniestrada Escuela Mapudungún

tirua26

Como una maravillosa experiencia calificaron los estudiantes universitarios, la actividad que realizaron el pasado jueves 17 de octubre, cuando visitaron a los niños del primer ciclo de la Escuela Mapudungún, para ofrecerles una tarde entretenida, y para hacerles entrega de cerca de dos mil libros que recolectaron durante una campaña organizada por la carrera de Geofísica de la Universidad de Concepción.

Concepción, 21 de octubre.  La carrera de Geofísica de la Universidad de Concepción se creó el año 2007, y pese a sus pocos años de existencia, se ha ido posicionando en el país como una alternativa entre los jóvenes chilenos. La Geofísica tiene una amplia gama de subdisciplinas, a través de las cuales los científicos esperan comprender y estudiar nuestro planeta, tales como: oceanografía, hidrología, meteorología, glaciología, minería, calentamiento global, terremotos, tsunamis, y riesgos naturales en general.

Con el objetivo de dar a conocer esta disciplina, un grupo de monitores de la carrera creó una serie de charlas y talleres científicos, con los que durante este año, visitan escuelas, colegios y liceos, ubicados no sólo en el gran Concepción, sino también en lugares recónditos de la región, y que normalmente no tienen la posibilidad de interactuar con científicos locales. Es así, como hasta la fecha, este grupo de universitarios ya ha trabajado con más de 600 niños en edad escolar, de entre 10 y 17 años, de lugares como Santa Fé, Los Ángeles, Bulnes y Cañete.

La última intervención la realizaron a mediados de octubre, en la Escuela Intercultural Mapudungún de Tirúa, que en agosto de este año fue completamente consumida por un voraz incendio. En este establecimiento, el grupo de monitores ofreció una tarde de entretención para  los más de 100 niños de entre primero a cuarto básico, donde además  hicieron entrega de dos mil libros de lectura, a sus profesores, los que recolectaron durante la campaña “Una biblioteca llena para los niños de Tirúa”, organizada por los universitarios, en la comuna de Concepción.

Según Rosa Zúñiga San Martín, profesora de ciencias de la siniestrada escuela, la visita de los universitarios contribuye sin duda a recobrar la alegría de los pequeños, quienes vinieron con tristeza como quedó su lugar de estudio, luego del incendio. “Aún nos hace falta materiales que nos ayuden a funcionar con normalidad, como insumos de oficina, hojas para impresión, artículos para laboratorio, de todo lo que cualquier profesor utiliza para hacer sus clases”, agrega la docente, pero aclara que todo esto no ha sido impedimento para que las clases continúen con el mismo entusiasmo de siempre.

Quienes deseen sumarse a colaborar con la reconstrucción de esta escuela, puede hacerlo directamente en la web //www.sumateatirua.cl/, que está a cargo del Centro de padres y apoderados del establecimiento.